Archivo por meses: diciembre 2014

La salud bucal durante la menopausia

dentadura_mujer

Toda mujer atraviesa por ciertas etapas en su vida, en donde su organismo se va desarrollando y comportando de diferente forma. Uno de los últimos cambios a los cuales una mujer se ve expuesta es la menopausia. Este es un proceso fisiológico por el cual se deja de tener definitivamente la menstruación. Este proceso se produce cuando una mujer deja de tener su período menstrual por 12 meses consecutivos y normalmente tiene lugar aproximadamente a los 50 años. Todo esto tiene como base cambios hormonales que derivan en una serie de manifestaciones en la salud en general y también el pa parte oral o bucal.

Uno de los síntomas más comunes en estas mujeres son los sofocos, cuya frecuencia alcanzan del 50% al 85% de las mujeres que llegan a esta condición. También se puede observar la aparición de osteoporosis, crisis hipertensivas y alteraciones urológicas y psicológicas, entre otras. Sin embargo, también existen manifestaciones en nuestra salud bucal.

Manifestaciones en nuestra salud bucal

Dentro de los cambios que se pueden apreciar en la mujer menopáusica, están las siguientes:

  • Síndrome de la boca ardiente: Se caracteriza por un ardor intenso y una sensación de quemazón que afecta a la mucosa oral de revestimiento y a la lengua. Afecta con mayor prevalencia a las mujeres que advierten cambios en el gusto, en el aliento, en la sequedad de la boca, dificultad para tragar, ardor y dolor facial o dental.

  • Xerostomia: Síntoma habitual en este tipo de mujeres, que se caracteriza por la sequedad en la boca, debido al mal funcionamiento de las glándulas salivales. El Síndrome de Sjogren es un trastorno autoinmunitario que también afecta a las glándulas que secretan las salivas y las lágrimas, produciendo esta sequedad en la boca y en los ojos.

  • También se ha detectado que en esta etapa existe un aumento de la frecuencia de ciertas afecciones mucosas, como el liquen plano, que es una enfermedad inflamatoria de la cavidad oral.

  • Problemas periodontales ligados con las encías.

Para sortear cualquier complicación, no sólo en esta etapa, sino que en cualquier período de nuestra vida, es vital mantener una correcta higiene bucal y visitar al dentista por lo menos cada seis meses. De esta forma podemos garantizar el correcto funcionamiento de nuestra dentadura.

¿Por qué planificar un embarazo?

En tiempos como hoy, la mujer ha tomado las riendas de su vida de manera tal que se encuentra preparada para dar grandes pasos y tomar decisiones importantes. Una de ellas, ha sido posponer ser madres hasta cuando se encuentren preparadas para ello. Algunas pueden hacerlo estando solas y otras, en conformidad con su pareja.

clinica_aleman_fertilidadNo se trata sólo de realizar otras cosas antes de quedar embarazada, sino que también influyen factores sociales, económicos, personales y de salud.

No es desconocido admitir, que muchos de los partos que ocurren diariamente, son de jovencitas que no superan los 18 años de edad. Por este motivo, la planificación familiar es un tema que poco a poco ha ido ganando terrenos entre las mujeres que comprenden el sentido de ser madres.

Ventajas de la planificación

  • Prepararse emocionalmente para la llegada de su primer hijo.
  • Existe un orden y programación de las necesidades y prioridades tanto de los futuros padres como del bebé.
  • Planificar, significa poder ahorrar económicamente para lo que viene.
  • La salud de la mujer se ve beneficiada y disminuyen las probabilidades de sufrir un aborto.
  • Existe una atención por parte de los especiales antes de la concepción como dentro del prenatal, muy beneficioso para el cuidado del feto y, finalmente, el bebé.

Si estás en tus planes ser mamá, pero buscas planificarlo dada las ventajas y otros factores que influyen en tu decisión, considera los métodos anticonceptivos existentes, porque sin ellos, las mujeres pueden embarazarse de 12 a 15 veces a lo largo de su vida. Consulta con tu ginecólogo la mejor alternativa y lleva un embarazo sano y sin altos.

¿Y qué ocurre con las mujeres mayores?

Si no se está preparada para ser madre cuando se es más joven, también puede optarse por esperar un poco e intentar un embarazo a los 30 años, aunque será más difícil porque la fertilidad empieza a disminuir a medida que una se acerca a las 4 décadas.

De hecho, la probabilidad de concebir en un solo ciclo de ovulación es aproximadamente del 20%, lo cual quiere decir que con cinco intentos durante el año, probablemente uno funcione… aunque también es verdad que al acercarse a los 40 años, esa cifra irá disminuyendo. También hay que considerar que entre los 20 y 29 años, el riesgo de aborto espontáneo es de 10%; entre los 30 y 39, aumenta hasta un 18%.

Ahora bien, esto no significa que no hayan ventajas entre los 30 y 40: es natural contar con mayores ahorros y la posibilidad de interrumpir horarios laborales no debiera ser tan terrible, considerando que una ya estará consolidada en su trabajo y podrá detenerse para tener un hijo.

Por último, la madurez es mucho mayor, por tanto es un período ideal para criar niños, no habrá problemas para ser madre al tiempo que se asumen las responsabilidades que esto conlleva.