Archivo por meses: febrero 2016

Todo lo que debes saber antes y después de una liposucción

antes_despuésSi estás pensando en realizarte una liposucción, debes asegurarte que el lugar de la operación cuente con todas las normas legales para su correcto funcionamiento, y es que muchas son las personas que han acudido a centros no acreditados y han tenido resultados desastrosos. Es por ello que debes asegurarte que esté acondicionado para la realización de operaciones quirúrgicas con seguridad, para que no termines peor de como estabas antes.

-Debes seguir una dieta sana y equilibrada para que tu organismo pueda responder bien a la operación.

-No puedes ingerir ciertos medicamentos o suplementos naturales, días antes y después de la operación. Consulta a tu médico sobre estas recomendaciones, pues todo dependará de tu caso en particular.

-El cigarro y alcohol estarán prohibidos de tu vida algunos días antes de la operación, porque son enemigos de la salud.

-Es recomendable que le pidas a un familiar o amigo te acompañe a la casa luego de la intervención, porque te sentirás algo débil.

Algunas consideraciones

Luego de la operación es preciso que sepas que los drenajes serán retirados al día siguiente de la intervención. El vendaje puede permanecer más tiempo, como una semana por ejemplo.

Será necesario que lleves medias de compresión fuerte, o una faja especial para usar luego de la cirugía, la que deberá usarse constantemente durante las primeras semanas, inclusive para dormir, retirándola solo por algunos minutos para aliviar la presión.

Luego de ser retirados los puntos, será preciso que se hagan masajes de drenaje linfático, durante dos meses por lo menos. Pero todo dependerá que lo que recomiende el doctor, por lo que siempre este deberá estar en contacto con kinesiólogo o masoterapeuta.

Los ejercicios están totalmente desaconsejados, por lo menos luego de un mes de realizada la cirugía.  En el caso de los que conlleven saltos como equitación o aeróbica, tomarán un tiempo de espera mucho más prolongado.

 

¿Cómo me preparo para una mamografía?

preparación_mamografíaUna mamografía es algo que toda mujer ha escuchado a lo largo de su vida, y es que la radiografía a las mamas es una técnica que se utiliza para encontrar tumores o cánceres mamarios.

Este examen debe realizarlo toda mujer que sea mayor de 40 años, y si se tienen antecedentes familiares de cáncer de mama debe comenzar 10 años antes que la edad que fue diagnosticada  la madre, tía, o la abuela afectada.

Algunos consejos

Y si estás dentro de estos rangos, debes tener en cuenta los siguientes consejos:

1° Está prohibido tomar café, bebidas energéticas, o cualquier otro alimento que contenga cafeína por uno o dos días antes del examen; esto debido a que este ingrediente puede afectar la sensibilidad del tejido mamario, haciendo el procedimiento más doloroso e incómodo.

2° Programa tu mamografía una semana después de tu última menstruación, al estar en tu período tendrás mayor sensibilidad en los senos y en sus tejidos.

3° Productos que se usan a diario, como desodorante en barra o aerosol, y los perfumes contienen elementos metálicos que podrían interactuar con el equipo, y causar resultados erróneos, ocultando las imágenes. Por lo que ese día, lo mejor es evitar usarlos y aplicárselos después del examen. Así como también, debe sacarse todas las joyas del cuello, y las de la zona del tórax.

4° Tome un analgésico (como ibuprofeno) una o dos horas antes del procedimiento, porque esto ayudará a que se reduzca la sensibilidad y la molestia en los senos.

5° Si te has realizado mamografías previas, procura llevarlas para que el médico pueda comparar resultados y entender de mejor manera tu historia clínica.

Finalmente si le preocupan las radiaciones, debe saber que los niveles que se emplean para realizar este tipo de examen son muy bajos. Tome en cuenta que inclusive las mujeres embarazadas pueden realizarse uno, solo tomando simples precauciones como cubrir y proteger el área abdominal con un delantal de plomo.

Conoce los problemas de la obesidad en el embarazo

obesidad_embarazoEs muy habitual que cuando una mujer está embarazada, se le diga que “ahora debe comer por dos” y es que las ansias y el hambre se disparan en esa época, pero lo cierto es que cuando se está en ese estado sólo se debe comer más nutritivamente para ayudar a que el bebé se desarrolle perfectamente, y no almorzar los nueve meses en las cadenas de comida rápida como lo hacen muchas.

Cuando una mujer comienza a comer de más en el embarazo, la obesidad puede comenzar a aparecer, y con ello una serie de otros padecimientos que, de no tomarse en serio, podrían transformarse en graves problemas a la salud de la madre y del hijo. Es por ello que a continuación les contaremos sobre los principales males que pueden aparecer en el caso de estar comiendo en exceso durante esta etapa tan bella de nuestra vida.

Afecciones más comunes

1- Defectos en el tubo neural son los referentes al desarrollo del cerebro  o a la médula espinal del bebé que se está gestando, y las mujeres que padecen sobrepeso tienen mayores riesgos de que su hijo padezca este defecto.

2- Diabetes gestacional ocurre durante el embarazo y aumenta los niveles de azúcar en la sangre, lo que puede provocar serios problemas como que el bebé nazca demasiado grande y padezca hipoglucemia después del nacimiento.

3- Hipertensión gestacional suele ser leve y no provoca muchos problemas, no obstante aumenta el riesgo de tener preeclampsia, un parto prematuro, restricción del crecimiento intrauterino, desprendimiento de placenta, o inclusive que tu bebé nazca muerto.

4- La preeclampsia es una complicación que ocurre cuando se tiene la presión demasiado alta, además de mucha proteína en la orina después de las 20 semanas de embarazo. Provoca disminución del flujo de sangre por todo el cuerpo, serios daños a los órganos de tu cuerpo, además de problemas para el bebé como el crecimiento inadecuado, reducción del líquido amniótico y el desprendimiento de placenta.

Es por todo esto que si estás buscando un embarazo, procura comer sano y no compulsivamente, pues recuerda que te estarás haciendo daño a ti a y a tu bebé.