Archivo por meses: marzo 2016

¿Qué debo comer antes de una liposucción?

comer_liposucciónUna liposucción es un procedimiento que ayuda a reducir la grasa localizada de tu cuerpo. Pero debes tener claro que si estás a punto de realizarte una, esto no será magia pues antes y después de la cirugía debes acompañarlo con una dieta apropiada basada en una alimentación sin grasas y ejercicios para quemar calorías para que los resultados se puedan mantener en el tiempo.

Antes de someterte al procedimiento, debes llevar una dieta enfocada en tres factores muy importantes que consisten en: hidratar, nutrir e inmunizar  el organismo para que se refuerce la condición de los músculos, células de la sangre, huesos, los nervios porque mejora la coagulación y ayuda a disminuir enormemente la posibilidad de  sufrir hematomas.

Es muy habitual que antes de este tipo de cirugías la persona tienda a estresarse, no obstante se debe tratar de evitarlo porque deprime el sistema inmunológico, retrasa la cicatrización y causa fatigas, un escenario no recomendable antes de una intervención quirúrgica; es por ello que se debe consumir:

Alimentos apropiados

-Vitamina C: Se encuentra en la naranja, limón, papaya, kiwi, brócoli y pimentón. Su consumo es de mucha ayuda porque ayuda a la circulación y elimina las toxinas.

-Zinc: Se puede encontrar en las ostras, galletas integrales, hígado y en el lomo de ternera. Es muy importante en el organismo porque acelera el tiempo de curación de heridas internas y externas, promoviendo la reparación de tejidos, además de ayuda a quemar grasas rápidamente.

-Hierro: Está presente en el pescado, pavo, pollo, espinacas, lentejas y acelga. Su consumo es fundamental porque ayuda en la producción de glóbulos rojos, previniendo la anemia y la fatiga.

-Complejo B: Se encuentra en los huevos, espinacas, cereales integrales y en los productos lácteos. Favorece a la reparación de tejidos, así como también a aliviar el dolor naturalmente.

 

Partos alternativos: Conozca las distintas formas de nacer

parto_alternativoSi estás embarazada o quieres estarlo, debes saber que existe una gran variedad de partos que puedes escoger para tener a tu bebé. Y si bien es un proceso difícil, es importante que conozcas las distintas técnicas que existen para que puedas traer al mundo a tu bebé en las condiciones que más te acomoden.

Tipos de parto

1- El parto natural es el que no interfiere en lo absoluto con la madre ni el feto, pues no existen medicamentos de por medio, y por ende sus riesgos son mínimos. Este se realiza mediante la intervención del médico que examina la madre y diagnostica los latidos del corazón del bebé, la intensidad y la frecuencia de las contracciones. Esta opción es muy beneficiosa para la relación entre madre e hijo, porque permite un contacto inmediato entre ellos, lo que intensifica su autoestima, además de aumentar la capacidad de entregar amor y de relacionarse con el resto en el futuro.

2- El parto normal  con anestesia corresponde al que el bebé nace por la vagina de la madre, pero con la ayuda de anestesia y medicamentos para disminuir los dolores del parto. Esta técnica se utiliza dependiendo de las circunstancias de cada paciente, y por sobre todo con la aprobación del médico.

3- Parto en el agua es una variante del parto natural porque su proceso es espontáneo, es decir que al momento en que la madre haya superado las etapas de dilatación, encajamiento y empiecen las molestias, inmediatamente se debe comenzar con la fase de hidroterapia, la que implica que el agua circule por medio de filtros a 37° de temperatura. El agua caliente permite calmar los dolores de la madre, y lo mejor es que el bebé nace completamente relajado.

4- Parto por cesárea consiste en realizar una incisión en la pared abdominal y el útero que permitirá extraer al bebé.

5-Parto en cuclillas facilita mucho la bajada del bebé, permitiendo que el proceso del nacimiento se desarrolle más rápido pues la fuerza de gravedad  ayuda a que se requiera menos puje, además de una mayor apertura de la pelvis.

 

7 tips que debes saber antes de hacerte una mamografía

tips_mamografía¿Estás pensando en hacerte una mamografía? antes de eso debes saber que ellas no previenen el cáncer de mama, pero sí lo detecta tempranamente para que se pueda reaccionar a tiempo. Estudios han demostrado que este examen ha reducido el riesgo de muerte en un 35% en mujeres mayores de 50 años; es por ello que se recomienda realizar una anual en mujeres desde los 40 años.

Algunas consideraciones

-En primer lugar no debes tener miedo, porque es un procedimiento muy rápido y gracias a la tecnología hoy es muy seguro pues la cantidad de radiación a la que se está expuesta es muy mínima.

-Si es primera vez que te realizarás una, debes saber que es un proceso un poco molestoso, y algunas incluso puede que sientan dolor. No obstante ese examen solo dura algunos minutos. No todas las experiencias son iguales, ya que todo dependerá de la destreza del auxiliar del laboratorio, del tamaño de sus mamas y de la cantidad de presión que se necesite aplicar.

-No acuda a realizarse el examen durante el periodo menstrual, porque las mamas estarán más sensibles, hinchadas y podría ocasionarle mayores molestias.

-Evite usar desodorante, perfume o talco en el día del examen porque con manchas blancas  pueden arrojar un resultado alterado en la radiografía.

-Procure no usar vestido ese día, porque le harán descubrirse de la cintura hacia arriba, por lo que lo más recomendable es usar pantalones o una falda.

-Si ya te has realizado este examen con anterioridad, debes llevar siempre una copia de la última mamografía, para que el profesional pueda comparar los resultados.

-Luego de recibir los resultados, si sale todo normal; es recomendable que siga haciéndose mamografías de rutina . En cambio si arroja resultados anormales, no debe entrar en pánico porque no significa que hay cáncer, más bien el médico continuará haciéndole exámenes adicionales para tener la certeza de alguna sospecha de padecimiento.

 

¿Por qué rellenar mis labios con ácido hialurónico?

rellenar_labiosEl ácido hialurónico en los labios es una alternativa que están adquiriendo muchas mujeres en el mundo, y es que siempre se busca ser más bella y atractiva, sobre todo cuando se trata de esa parte tan sensual del cuerpo.

Esta tecnología estética permite que se devuelva la piel a su volumen inicial porque la hidrata en profundidad, ayudándola a verse más tersa y luminosa. Así como también ayuda a rellenar las pequeñas arrugas y las molestas líneas de expresión.

Si estás pensando en someterte a este tratamiento debes saber que tiene muchas ventajas en la salud y sobre todo en la estética femenina. A continuación le brindaremos una serie de consejos que le ayudarán a decidirse de una vez por todas por el ácido hialurónico.

Aspectos a considerar

1- Gracias al relleno de labios del ácido hialurónico se obtiene una zona más revitalizada con una mejor textura, con un aspecto suave, juvenil e hidratada; aspectos claves para una apariencia bella y atractiva.

2- Al tener el ácido en los labios se logra tener un mejor perfil y tener un aumento muy natural sin que se vea excesivo, pues cuando se utilizan otras técnicas para agrandar o dar mayor volumen tienden a verse artificiales; algo que no ocurre con esta técnica.

3- Con este tratamiento se pueden eliminar las comisuras que se perciben alrededor de los labios, lo que evidentemente mejora su apariencia y también todo el rostro en general.

En general unos labios con más volumen que los naturales se ven mucho más proyectados, hidratados, suaves, libres de líneas y arrugas dan un aspecto mucho más sexy y atractivo.

Debes saber que este procedimiento se realiza con unas microcánulas muy delgadas, lo que hace que sea indoloro. Y esto sin duda es una gran ventaja en comparación con los otros tratamientos estéticos que generan muchos malestares.

Sepa cómo enfrentar las molestias las últimas semanas del embarazo

ultima_semanaEstar embarazada es un estado natural que llena de vida, alegría y también molestias a las mujeres, especialmente cuando se encuentran en las últimas semanas del embarazo porque el peso del bebé provoca que se ganen muchos más kilos, y por ende que se intensifiquen las molestias como los edemas o la retención de líquidos.

Pero no solo al aparte física es la que cambia, también la emocional pues se generan muchas ganas de conocer la cara del bebé, de tomarlo en brazos y sentirlo; lo que se mezcla con las inmensas ansias de que el embarazo llegue a su fin.

Es preciso mencionar que durante la última etapa del embarazo es más difícil controlar el aumento de peso, por lo que es muy importante que continúes alimentándote de la manera más apropiada y equilibrada, siguiendo al pié de la letra las indicaciones del médico ginecólogo, para no caer en subidas de pesos sin control que luego de un tiempo serán casi imposibles de bajar. Es por ello que lo mejor para enfrentar el parto es: reducir al máximo la cantidad de sal en las comidas, evitar las grasas, beber abundante líquido, además de realizar ejercicio moderado.

Molestias como calambres nocturnos en las piernas y edemas causados por la retención de líquidos son lo más habitual.

Algunas incluso sufren de dolores y adormecimiento en las manos, el que es más conocido como túnel carpiano.

Algunos consejos

A continuación una serie de consejos para que pueda disminuir al máximo estos males y pueda llegar en las mejores condiciones a las últimas semanas del embarazo:

-Duerma de lado, preferentemente del lado izquierdo y con una almohada entre las piernas porque ayuda a aliviar la hinchazón y la sensación de acidez.

Con esto lograrás descansar más, y evitarás los problemas de sueño típicos del embarazo.

-Los pechos también sufren cambios durante esta etapa, porque se preparan para alimentar al bebé. Esto puede notarse al sentir pequeñas pérdidas de líquido (calostro) ya que la hormona de la lactancia aumenta mucho en esta fase.

En el caso del bebé también sufre cambios en  esta última etapa, porque se prepara para salir. Es por ello que su cuerpo se encarga de acumular grasa debajo de su delicada piel, lo que lo ayuda a regular mejor su temperatura corporal al momento del nacimiento.