Archivo por meses: septiembre 2016

Maternidad y ejercicios: Aprenda cuáles son las actividades que puede realizar

maternidad_ejerciciosEs muy habitual que las mujeres que nunca han practicado ejercicios duden sobre comenzar a hacerlos en  la etapa de la maternidad, pero deben saber que si el embarazo no es de alto riesgo, puedes empezar un régimen de actividades leve o moderado.

Es recomendable que empiecen con 10 minutos de actividad, aumentando gradualmente la duración hasta llegar a media hora por día, pudiendo hacerlo incluso todo o casi todos los días de la semana. No obstante es importante que evites hacerlo hasta que estés completamente cansada o que te duela para no afectar al feto.

Asimismo es importante que bebas muchos líquidos, que te alimentes bien y que te mantengas con ropa cómoda y suelta. Además es importante que lleves una botella de agua para que puedas ir recuperando los fluidos perdidos durante el ejercicio.

Ejercicios apropiados

¿Pero qué ejercicios podrías realizar? Pues bien, siga leyendo que a continuación se lo contaremos en detalle.

-Una de las actividades más recomendadas para las embarazadas es caminar, porque brinda variados beneficios cardiovasculares y bienestar general.

-Nadar también es apropiado porque permite trabajar todo el cuerpo. Así como también tiene la ventaja de que al flotar en el agua, te sentirás más ligera, aliviando temporalmente la incomodidad provocada por el vientre.

-El yoga es perfecto para las embarazadas porque permite mantener el cuerpo fuerte, flexible, y por sobre todo más preparado para los cambios.

Qué evitar

Los ejercicios que están totalmente contraindicados son los de alto riesgo, practicar esquí acuático y andar a caballo.

Los grandes esfuerzos como las pesas u otros que exijan estar mucho tiempo de pie sin moverte también podrían hacerte daño, porque reduce la cantidad de sangre que llega al útero.

Posterior al primer trimestre, debes evitar hacer ejercicios de espalda como los abdominales porque pueden reducir el riego sanguíneo que va hacia el útero, y provocar mareos.

Alimentos que no puedes olvidar en tu embarazo
No cabe duda que una de las etapas más trascendentales en la vida de una mujer corresponde al embarazo. De ahí a que todas las variables que hayan a disposición, con tal de asegurar su bienestar, deben ser coordinadas a la perfección. Y la alimentación no escapa a ello.
Los expertos en nutrición han coincidido en que existen alimentos que no pueden dejar de estar presentes en el menú de una embarazada. Ejemplo de ello corresponde a aquellos que posean un alto índice de proteínas, vitaminas y minerales (huevos, carnes magras y legumbres, por ejemplo).
No olvidar tampoco el consumo de ácidos grasos omega-3, presentes en pescados como el salmón, el cual tiene bajas cantidades de metilmercurio, un químico presente en alta concentración en muchos pescados grandes.
Por ningún motivo dejar de lado alimentos con altos índices de ácido fólico, fibra, calcio. Entre éstos, indudablemente puedes escoger entre las frutas y verduras que más te apetezcan.

Cómo cuidar a un bebé prematuro en la casa

cuidar_bebeprematuroSe considera un parto prematuro a cualquiera que ocurra antes de la semana número 37 de la gestación (lo normal son de 40 a 41 semanas). Cualquier bebé que nazca antes de dicha semana necesitará cuidados especiales al momento de nacer y también al momento de irse a casa.

Cualquiera sea el motivo por la que el parto se haya adelantado, los padres deben tener en cuenta que si el bebé está dado de alta, de ahí en adelante necesita los mismo cuidados que un bebé en condiciones normales y tal vez un poco más. Estos son los cuidados que deben tenerse con un bebé prematuro en la casa.

Además de los cuidados tradicionales, como mantener una temperatura estable del ambiente, con una buena ventilación, vigilar la respiración por posibles apneas. Es posible que los padres se deban preocupar especialmente de lo siguiente:

Higiene

Lavarse bien las manos antes de manipular cualquier objeto que pertenezca al bebé y al tomar al bebé en brazos. Al mismo tiempo, no acercar al bebé objetos que no estén debidamente desinfectados, o que hayan manipulado otros niños, porque le pueden contagiar con algún virus para el que su cuerpo no está preparado.

Espacios libres de humo

Se deberá mantener una ventilación adecuada en espacios muy cerrados, y definitivamente no fumar en el mismo espacio donde está el bebé. Al mismo tiempo, también es recomendable evitar espacios cerrados donde haya aglomeraciones de personas, como supermercados, transporte públicos. Tampoco es conveniente llevarlo a la sala cuna demasiado pronto.

Alimentación

Un bebé prematuro puede necesitar tomar leche en menor cantidad, pero de manera más frecuente. Esto debido a que la musculatura para realizar la succión todavía no está totalmente formada y puede generar un esfuerzo excesivo para él y también porque su estómago aún es muy pequeño.

ALGUNAS CAUSAS DEL PARTO PREMATURO
El concepto de parto prematuro hace referencia a aquel nacimiento que ocurre con anterioridad a la semana 37 de embarazo. Por lo general, las consecuencias y complicaciones de un parto prematuro son menores cuánto más desarrollado está el neonato, es decir, un parto prematuro de 36 semanas conlleva menos peligro para el bebé, que uno que ocurra a las 34 semanas.
Existe una estimación de que alrededor del 5-10% de los alumbramientos ocurren de forma prematura. Si bien es cierto que en algunos casos se puede sospechar cuál es la causa que provoca este fenómeno, en la mayoría de ocasiones su origen exacto es bastante confuso. De este manera, algunas de las causas más habituales son:
Sobredistensión uterina: pérdida del tono muscular del útero que impide que este órgano recupere su tamaño natural.
Infección o inflamación uterina: ciertos componentes bacterianos pueden dañar las membranas fetales provocando su ruptura y desencadenando el parto prematuro.
Hemorragia decidual: es un tipo de sangrado vaginal que puede ocurrir durante el embarazo.