Archivo por meses: enero 2018

5 consejos para prevenir el parto prematuro

De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud, cerca del 10% de los bebés nacen de parto prematuro alrededor del planeta. La estadística asusta a muchas gestantes y plantea muchas preguntas acerca de las causas del problema y de las formas de prevención.

¿Puedo prevenir un parto prematuro?

Actualmente el seguimiento prenatal es un instrumento ideal para controlar los factores de riesgo involucrados en un embarazo. Este seguimiento, cuando es realizado por un buen profesional y con regularidad, puede auxiliar no sólo en la detección de factores de riesgo, sino también en la prevención de problemas más graves cerca de la hora del parto. Sin embargo, la gestante puede tomar algunos cuidados personales para prevenir.

Acompañe una lista de 5 consejos para futuras mamás preocupadas por el buen desarrollo de la gestación:

beb

1 – Hidratación

Tomar mucha agua en el transcurso del día es importante incluso para quien no es gestante. Para este grupo, sin embargo, es indispensable. La falta de agua puede provocar contracciones, factor que puede adelantar el parto. Un consejo es mirar el color de la orina: si es amarillo pálido, usted está tomando agua en cantidad suficiente. Pero atención: las embarazadas tienen mayor necesidad de ir al baño – y el consumo de agua aumenta esa necesidad. Tenga cuidado de no dejar la vejiga demasiado llena, ya que esto también puede causar contracciones.

2 – Medidas

Cuanto más avanzada una gestación, menor es la medida del cuello del útero. Durante cada período gestacional debe poseer una anchura específica, según los expertos:

Entre 16 y 20 semanas: de 4 a 4,5 cm
Entre 24 y 28 semanas: de 3,5 a 4 cm
Entre 32 y 36 semanas: de 3 a 3,5 cm

Si observa que la apertura del cuello es menor que cuatro centímetros y percibe cualquier síntoma de parto prematuro, consulte inmediatamente a su médico.

3 – Tiempo entre gestaciones

Si, antes de que se cumplan nueve meses desde el último parto, vuelva a quedar embarazada, el riesgo de parto prematuro aumenta. Si esto ocurre, consulte a su médico para pedir más orientación.

4 – Salud

Mantenerse sana es fundamental para quien quiere evitar un parto prematuro. Procure alimentarse correctamente, practicar actividad física leve (a menos que el médico pida que interrumpe) y cortar hábitos como el tabaco y el alcohol. Estas medidas evitan problemas como la eclampsia y la diabetes gestacional, que pueden provocar el adelantamiento del parto.

5 – Atención a los síntomas

Según expertos, una cantidad mayor que cinco contracciones en un período de una hora puede ser un indicio de un parto prematuro. Otros síntomas son sangrado vaginal con coloración en rojo vivo, hinchazón de manos y cara, molestia para orinar, vómito frecuente, dolor en la región lumbar y presión en la región pélvica.

Mujeres que tienen el primer hijo después de los 30 viven más

Un estudio reciente publicado en el  Journal of Public Health (diario de salud pública) concluye que las mujeres que deciden pasar por la maternidad del primer hijo después de los 30 años viven más tiempo.

A pesar del discurso dominante en la medicina, que advierte de los mayores riesgos para el bebé y la madre, que resultan de los embarazos tardíos, este estudio establece una correlación entre la maternidad  después de los 30 años y la longevidad.

Las conclusiones son referidas por El Español que da como ejemplos de madres famosas tardías, como las actrices Penélope Cruz y Eva Mendes. El diario recuerda las conclusiones de otro estudio, con fecha de 2014, según el cual las mujeres que son madres por primera vez alrededor de los 33 años viven más que aquellas que dan a luz antes.

Las razones porque la maternidad después de los 30 nos beneficia 

madre 2

A pesar de estos resultados, los estudios no indican una causa biológica o genética para explicar este fenómeno, admitiendo que la explicación esté en las condiciones ambientales y sociales. Por regla general, las mujeres que retrasan la maternidad tienen unas cualificaciones más elevadas y una posición económica más sólida, lo que les da un mayor acceso a los alimentos saludables ya la asistencia sanitaria.

Otra causa posible es que a partir de una cierta edad es más difícil conseguir embarazarse, por lo que las madres que lo logran pueden tener unas condiciones genéticas asociadas a una mayor longevidad.

De acuerdo con datos del Instituto Nacional de Estadística (INE), las mujeres portuguesas tienen hijos cada vez más tarde. En 2016, las madres tuvieron, en promedio, el primer hijo a los 30,3 años.

En todos los casos, es importante recordar que el cuerpo, el estado de salud y las condiciones de vida de cada mujer cambia. Por lo tanto, antes de pensar en tener el primer hijo el recomendable es estar en día con su salud y conversar con su doctor. Solo un profesional puede orientarte y explicar cuales son sus posibilidades para tener un embarazo seguro y saludable.