Cómo aplicar depilación láser y no morir en el intento

Rate this post

Depilación E-lightLa depilación a base de pinzas y cera se ha vuelto ya asunto del pasado. Basta ver los avances de la tecnología para fijarnos en qué métodos pueden ser los más útiles para esos pelos rebeldes sin preocuparnos de que la piel se irrite o sufra de quemaduras.

El método considerado como más efectivo, rápido y seguro hoy es la depilación láser. Este procedimiento hace uso de un haz de luz que destruye los folículos, impidiendo que estos vuelvan a regenerarse y entregando así, resultados a largo plazo que reducen de gran manera el vello indeseado.

Ahora, no todo es color de rosas y como cualquier otro procedimiento, se deben adoptar algunas medidas de precaución para que la piel no sufra de efectos secundarios que echen por tierra los buenos resultados obtenidos con la depilación permanente.

Consejos para una depilación sin inconvenientes

Idealmente, antes de cualquier procedimiento, se debiera realizar una prueba en la zona más delicada, para ver qué tan susceptible es a daños. Durante un mes antes de la depilación permanente, hay que evitar la cera, lo mejor es recurrir a las rasuradoras. Es importante considerar si existe consumo de cremas, pastillas para el acné, anticonceptivos, tratamientos hormonales o hay embarazo, en estos casos lo mejor es no someterse al láser.

Piel suaveTambién, antes y después del proceso, hay que evitar exponerse al sol para que la piel no se manche. Por lo mismo, otoño e invierno son las mejores épocas para realizar la depilación láser.

Una vez aplicada la técnica, hay que hidratar muy bien la zona donde se actuó con cremas hidratantes que calmen la hipersensibilidad, lo ideal es que estas no contengan alcohol. Evita el maquillaje excesivo, porque puede irritar la piel.

Por último, no uses ropa ceñida y sintética en la zona tratada, lo mejor es vestirse con tejidos naturales y ropa holgada para que no existan roces.