piernas-depiladas

Escoge la mejor manera de depilarte

Rate this post

La depilación es casi como un ritual para las mujeres. Es un imperativo para todas verse bien y con la piel suave y lozana. Existen varias técnicas y métodos para depilarte. Por lo mismo es importante hacer una revisión a los principales métodos para realizarla. Quizás la fórmula más simple, sencilla y a la vez profesional, es asistir a un centro de estética para un servicio de depilación. Esta alternativa es más rápida, por lo que no requiere de mayor tiempo personal y es bastante sabido que es mucho más duradera que las que se hacen en casa, por lo que si se cuenta con los recursos necesarios, entonces es una gran opción.

Otras alternativas domésticas

Sin embargo, existen otras formas de realizar una depilación. Una de ellas con la crema depilatoria, que es más barata que la depilación definitiva y menos dolorosa que la cera. Además, dura más tiempo que la que se hace con una navaja . Esta crema no arranca el vello de raíz, sino que los disuelve en unos minutos, debido a sus derivados del azufre, que convierten a la queratina del vello en una masa, desechable con facilidad.

La depilación con máquina o cuchilla es más económica, práctica y rápida, aunque se debe tomar ciertas precauciones. Con esta técnica el vello vuelve a crecer con mayor volúmen y más duro. La cera es otra de las maneras, quizás la más antigua y eficaz, aunque dolorosa. Se ocupa generalmente para piernas y axilas.

La depilación láser es otra manera de eliminar el vello que ha ganado mucha fuerza en el último tiempo, ya que es más duradera y casi no genera dolor. Con esto, el vello no se arranca, sino que se destruye. La longitud de onda del láser ataca los folículos pilosos sin dañar la piel. En tanto, la depilación con luz pulsada aclara el vello para luego eliminarlo de manera prolongada. Es muy parecida a la depilación láser, con la diferencia de que es una luz distribuida por pulsaciones, gracias a una lámpara llamada flash.

Por último, la depilación eléctrica definitiva ofrece la solución definitiva. Esta consiste en quemar las células responsables del crecimiento del vello. Se introduce una aguja fina hasta la raíz de cada pelo y se destruye debido al calor que emite, a través de una descarga eléctrica.