Qué es una mamoplastía de reducción

Rate this post

mamoplastia_reducciónEl sueño de la mayoría de las mujeres es tener una figura perfecta, lo que casi siempre se asocia a unos senos grandes y firmes. Pero para otras el tener unos pechos muy grandes puede ser una real molestia y causar problemas que merman su salud y su autoestima.

La reducción mamaria es una gran opción entonces para las que desean tener unos senos más pequeños en pro de su salud física y mental, pues el tener senos demasiado grandes crea tensión en el cuello, los hombros y la espalda, provocando dolores crónicos, irritaciones o inclusive dolorosas marcas en los hombros que son causadas por los tirantes o correas del sostén, así como también pueden causar serios problemas respiratorios.

Este tipo de cirugía le permitirá a la mujer que realice ejercicios que antes no podía debido al malestar y al dolor, como por ejemplo correr o saltar. Además su postura mejorará considerablemente evitando que tienda a encorvarse, se reducen los dolores y la respiración mejora.

También tiene ventajas psicológicas, porque los pechos grandes generalmente atraen miradas indeseadas en las calles lo que es muy perjudicial para las mujeres, especialmente a las que son tímidas; y con esta cirugía se podrá contribuir a liberarlas de esas tensiones, contribuirá a que se sientan mejor consigo mismas, y a que se sientan felices con su cuerpo sin la necesidad de esconder su figura bajo la ropa suelta. Cabe mencionar que además de la reducción es posible realizar un levantamiento que entrega  mejores resultados.

Aspectos a considerar

La mamoplastía de reducción es una cirugía que busca reducir el tamaño de las mamas, buscando una armonía. La reducción de tamaño se logra a través de la eliminación de tejido graso, grándula mamaria y piel, para luego reubicar el pezón, que también se puede achicar en caso de que sea muy grande.

Antes de realizar una mamoplastía de reducción se debe meditar a conciencia esta opción, ya que la cirugía deja una cicatriz irreversible, que si bien puede quedar casi imperceptible con los cuidados adecuados, de todas formas nos acompañará de por vida. La cicatriz más común es en forma de T invertida y en algunos casos puede ser una línea vertical que va desde el pezón hasta el pliegue de la mama. Después de la cirugía, el médico indicará la mejor forma de cuidar la cicatriz, siendo los métodos más utilizados el uso de parches de silicona y masajes con aceites cicatrizantes. Las personas propensas a formar queloides deben tener especial cuidado al tratar su cicatriz.

A pesar de que la mamoplastía de reducción está más asociada a las mujeres, lo cierto es que los hombres también pueden realizarse esta intervención, sobre todo en casos de ginecomastia. En el caso de los hombres, por lo general es más un problema estético que de salud y también es común que sea una cirugía sencilla que no necesite una gran cicatriz.

Debes tener en cuenta que si estás pensando en realizarte una mamoplastía de reducción, lo principal es que acudas a un especialista reconocido que te otorgue la confianza necesaria. Además, debes mantener una dieta saludable ya que para cualquier cirugía es recomendable que tengas un peso apropiado. Esto hará que te encuentres en las mejores condiciones el día de tu cirugía y que tengas un post operatorio más rápido y satisfactorio.