El inicio de la maternidad

Rate this post

En las primeras 8 semanas de gestación, el bebé todavía es un embrión. Su corazón y los pulmones ya empezaron a formarse, pero solo a los 25 días los órganos comienzan a hacer su verdadero trabajo, el corazón por ejemplo empieza a latir en ese periodo. Pregnancy

Esta puede ser llamada la primera etapa del embarazo, cuando ocurren las primeras experiencias de la maternidad. Luego, un doctor debe ser consultado para la realización de un acompañamiento de la gestación. Eso también es necesario para que la madre sea orientada a mejores prácticas de alimentación, ejercicios y actividades diarias.

Los cambios del cuerpo con la maternidad

El cuerpo de una embarazada comienza a enviar señales, esos cambian de mujer para mujer y pueden ser más sutiles o intensos. Aún que sea algo muy personal e individual, son a partir de esas señales que la mujer puede sospechar del embarazo.

Por cuenta de los más variados cambios hormonales que acompañan la gestación, el cuerpo de la mujer puede experimentar sensaciones ni siempre agradables, como fatiga, náuseas, vómitos, el aumento en el volumen de los senos, alguna molestia en la pelvis, y hasta cambios más extraños como un exagerado sentido del olfato o más ganas de orinar (debido al aumento del útero, ejerciendo una mayor presión sobre la vejiga).

La acción de las hormonas es tan potente que también pueden causar algún tipo de inestabilidad emocional en las mujeres, lo que hace que algunas se sientan más emotivas, nerviosas, entre otros.

Síntomas en el segundo trimestre de gestación
En el segundo trimestre la placenta hace llegar todos los nutrientes y el oxígeno necesarios para el desarrollo del bebé y ya tiene el tamaño de una ciruela. Los cambios en el cuerpo de la gestante son muchas y con eso, algunos síntomas característicos pueden aparecer.
Una de las primeras molestias es el dolor abdominal. Debido al aumento del volumen de la barriga y de peso, la mujer puede sentirse más cansada. En esta fase el reposo es esencial, así como mantener una postura corporal correcta para evitar dolores.
Algunas mujeres sienten que el embarazo las hizo volver a la pubertad por un problema muy desagradable: el acné. Durante el embarazo, la piel tiende a volverse más aceitos. Sin embargo, esto tiende a desaparecer después del parto.
La mayor voluntad de orinar, debido a la presión del útero sobre la vejiga, también es característica y debe ser tomada en serio. Es importante que la gestante vaya al baño siempre que sea necesario, pues la retención de líquidos puede provocar infecciones urinarias.
Estos y otros síntomas como estreñimiento, varices y congestión nasal pueden aparecer. Por eso, siempre informe y no tenga reservas en pedir ayuda a su médico durante toda la gestación.

Confirmando el embarazo

Cuando la mujer está atenta a cambios en su cuerpo y las señales enviadas por el mismo, muchas situaciones pueden ser más fácilmente descubiertas y tratadas, con el embarazo ocurre lo mismo.

Sin embargo, para que la confirmación de la gestación sea efectiva es necesario realizar un examen de prueba de orina o un análisis de sangre – el método más seguro. El embarazo se confirma en ambas pruebas cuando detecta la presencia de la hormona gonadotrofina coriónica humana (HCG). A partir de esa confirmación, la mujer puede empezar a cuidarse y prepararse para dar las bienvenidas a la maternidad.