Razones para una cesárea de emergencia

Rate this post

La cesárea es un procedimiento quirúrgico que realiza el ginecólogo, quien realiza un corte en la zona baja del abdomen para sacar al bebé. Los médicos suelen elegir esta opción de parto, cuando uno o más factores que puedan poner en riesgo la vida del bebé o el bienestar de la madre.

La cesárea es un procedimiento muy común, que generalmente, se planifica con anticipación, sin embargo, hay casos en que la madre se ha preparado para un parto vaginal, pero en el proceso ocurre algún tipo de improvisto, por lo que el médico puede preferir realiza una cesárea de emergencia.

¿Cuándo el médico recurre a una cesárea de emergencia?

Existen muchos escenarios en los cuales el ginecólogo, frente a alguna situación crítica, decide terminar el parto con este procedimiento, entre los más comunes se cuentan:

- Si el bebé es muy grande para la pelvis materna
- Si es que surgen problemas con el cordón umbilical
- Si es que hay algún problema con placenta que pueda poner en riesgo la vida del bebé
- Cuando los latidos del corazón del bebé
- Si la madre presente algún problema de salud durante el parto, como fiebre muy alta o que pierda el conocimiento
- Si los latidos del corazón del bebé se vuelven inconstantes, lo cual es signo de sufrimiento fetal

- La pérdida de bienestar del feto. Es el motivo del 10 al 15 por ciento de las cesáreas.

- Desprendimiento de placenta. Parte de la placenta se suelta antes o durante el trabajo de parto.
- Parto prematuro: Entre las semanas 26 y 30, donde el bebé suele ser muy pequeño.
- Prolapso del cordón umbilical: El cordón aparece por la vagina antes que el bebé, motivo de cesárea urgente, pues la cabeza puede presionar sobre el cordón e impedir que le llegue oxígeno.
- Prolongación excesiva del parto: El parto se estanca cuando no logra la dilatación en las 12 horas siguientes al inicio del parto.

Las consecuencias o los riesgos de una cesárea de emergencia, son las mismas que una cesárea programada o que cualquier otra intervención quirúrgica, los cuales son mayor tiempo de recuperación que un parto vaginal. En los casos más graves y que presenten más complicaciones se pueden presentar daños a los órganos internos de la madre, daños al nuevo bebé si es que sufre demasiado durante la extracción, hemorragias, infecciones o coágulos de sangre durante la cicatrización y recuperación.