Maneras de Utilizar el Corrector para Maquillar

Rate this post

El maquillaje es una herramienta imprescindible para la vida moderna, pues permite esconder aspectos menos favorecedores en el rostro y potenciar aquellos que suponen las mejores bazas estéticas para toda mujer.

Para garantizar un resultado perfecto es importante tener en cuenta ciertas técnicas de maquillaje indispensables. Dichas técnicas son la base necesaria para crear una mejor textura y adecuar aspectos clave, como los tonos empleados, logrando un aspecto espectacular.

Entre todas las técnicas de maquillaje existe una de vital relevancia, ya que su uso afecta al resto del conjunto.

Se trata de la adecuada aplicación del corrector para matizar, disimulando determinados aspectos mientras que se enfatizan otros.

Como explica Luis Casco, maquillador de las más importantes celebridades, el corrector permite dar forma a toda la cara.

Para lo cual, el primer paso es elegir la tonalidad base adecuada que mejor encaje con el rostro de cada mujer. Es un error habitual emplear bases demasiado claras que lo único que consiguen es llamar la atención sobre la imperfección que se pretende cubrir.

Por ello, es vital encontrar un tono muy parecido al de la piel, sin que sobrepase ni en oscuridad ni en claridad.

Además, para perfeccionar las técnicas de maquillaje es preciso disponer de los utensilios más adecuados.

En el caso de la aplicación del corrector, una brocha de pequeño tamaño será la mejor manera de distribuir el maquillaje por el rostro, pues llega mejor a todas partes. Si no se dispone de brocha, se puede distribuir con los dedos de manera delicada.

La principal aplicación será sobre el lagrimal y bajo los ojos para cubrir las ojeras y los signos de cansancio, utilizando un tono apenas un poco más claro que la piel.

Asimismo, se emplea el corrector sobre la parte baja de la nariz y, con un tono levemente más oscuro, se intentan disimular irregularidades presentes en la cara, sin llamar la atención sobre ellas.