Archivo de la etiqueta: estilo

Slow Fashion: moda y responsabilidad

Siempre nos cansamos de la ropa de nuestros closets  y vamos directamente a comprar más. Es un ciclo que nunca se cierra. Y, luego, nunca estamos satisfechas y siempre que tenemos que elegir un look, dejamos nuestros colchones, alfombras y sillas, llenas de prendas de ropa que probablemente no usaremos ni en el próximo mes.

El Slow Fashion es un concepto de moda que desde 2008 busca totalmente el opuesto de lo que conocemos actualmente (el Fast Fashion). slow

En la moda, es un movimiento sostenible, una alternativa a la producción en masa, que viene ganando fuerza y cada vez más adeptos.

Su creadora fue la inglesa Kate Fletcher, consultora y profesora de diseño sostenible del británico Centre for Sustainable Fashion.

Así como en relación a nuestra alimentación, él alienta que tengamos más conciencia de los productos que consumimos en la moda, retomando la conexión con la manera en que ellos son producidos y valorizando la diversidad y la riqueza de nuestras tradiciones.

Menos consumo

La moda Slow cuestiona el énfasis del fast fashion en la imagen y en el nuevo, en lugar preserva el mantenimiento de las ropas que ya tenemos. Entonces sugiere una ruptura con esos valores y objetivos que se basan sólo en el crecimiento de bienes y capitalismo.

La idea es producir un cambio también en la calidad del producto, dejando de lado el lucro sin medida y pensando en el medio ambiente, personas, originalidad, creatividad, cultura y todo aquello que valora la moda como un elemento benéfico.

Diversidad

El Slow Fashion se esfuerza por mantener la diversidad ecológica, social y cultural. De esa forma métodos tradicionales de fabricación, como el hecho a mano y las técnicas de teñido naturales, cultura y historias de cada prenda son mantenidos vivos. Lo que abre puertas para modelos de negocios innovadores y independientes, indo mucho más allá de grandes marcas y tiendas de departamento.

¿Se cansó de dejar sus ropas dispersas por los colchones, suelo y nunca saber qué vestir? Pruebe a añadir un poco de la moda Slow Fashion en su vida.

Closet minimalista: menos consumo, más felicidad

Mirar el closet abarrotado y encontrar, sin embargo, que no tiene qué vestir: muchas ya pasamos por esa situación irritante e de cierta forma, repleta de futilidad.  Y, peor, por veces seguimos comprando sin culpa.

Sin embargo, a cada día que pasa ese habito viene quedando cada vez más atrás. Eso porque ha surgido un movimiento creciente de personas dispuestas a romper ese ciclo consumista para probar en la práctica, la máxima del “menos es más” en sus vidas. mini1

La moda del minimalismo

La palabra “minimalismo” viene de un movimiento artístico, científico y cultural que ocurrió en el siglo XX y que tiene como base el uso de formas simples y fundamentales. Es una nueva forma de vida en la cual el consumismo desenfrenado es dejado de lado, dando espacio a las cosas simples de la vida como aprovechar un hermoso día o estar con las personas que tanto amamos.

Closet minimalista

Tomando ese concepto para nuestro closet, ya se puede imaginar sobre lo que estamos hablando. Debe ser constituido de piezas básicas y que sean funcionales. Que puedan llevarnos a cualquier lugar sin tener que pensar mucho o tomar decisiones sencillas.

Las decisiones son algo que puede cansar y mucho nuestro cerebro. No importa si usted está decidiendo su vestido de novia o si quiere comer pollo o pescado; el cerebro gasta la misma energía para tomar esas decisiones y también se desgasta por ellas.

Nosotras sabemos más que nadie, que una elección de look puede tomarnos energía y muchas veces dejarnos frustradas. Llegó la hora de preguntarnos ¿Por qué no gastar esa energía en cosas más importantes?

El concepto minimalista está bastante ligado a otro, llamado Slow Fashion. La idea básica aquí es invertir en un consumo consciente y comprar sólo lo necesario y piezas que sean funcionales.

Lo importante es tener piezas que sean claves y de buena calidad, pensando en la combinación de colores y en sus necesidades del día a día, como ir al trabajo, momentos de ocio, entre otros. Muchas personas ya están viviendo con un closet más compacto, con 50 o 60 piezas. ¿Por qué no te sumas también?