Archivo de la etiqueta: quemaduras

Consejos para cuidar de la piel quemada del sol

En el verano, es común se exceder en el sol y  quedar con la piel un poco roja debido a las altas temperaturas. A veces, la quemadura puede ser aún más profunda, dando ardor, burbujas e incluso descamación.

Descubre cómo cuidar la piel quemada por el sol a partir de algunos consejos de especialistas en dermatología:

5106316910-748x380

1. Protéjase

La protección solar es esencial para todos los tipos de piel: blanca, morena y negra. El bronceado es una respuesta del cuerpo a la exposición del sol, y cuando se pasa poco a poco y con el uso de la protección, no hay problema, pero cuando la piel se vuelve roja es una señal de agresión.

2. Báñese con agua helada

En el caso de quemaduras, el baño helado es un cuidado esencial. El agua fría alivia el dolor y evita que la piel se lastime más.

3. Intensifique la hidratación

Gran aliado de la piel todo el año, la hidratante  es aún más importante en caso de quemaduras. El mejor amigo de los cuidados post-sol todavía es la hidratación. Por eso, opte por hidratar la piel siempre después del baño frío, pues cuando húmeda, ella absorbe mejor los principios activos de las cremas.

Los especialistas en dermatología sugieren hidratantes que contienen urea, semilla de uva y lactato de amonio en su composición. Usted también puede usar lociones que se indican para la asadura de bebé, ya que son altamente hidratantes.

4. No reventar las ampollas

Cuando usted se quema, pueden aparecer ampollas en la piel y ocurrir descamación. No las revente, porque las ampollas protegen la piel nueva y sensible que aún va a madurar. En cuanto  la piel descansa, evite los baños calientes, de larga duración y tome sólo uno al día. Si usted está con mucho dolor, busque un médico y pídelo para indicar un analgésico, anti-inflamatorio o una pomada con corticoide. En casos de quemaduras más graves, es bueno visitar un consultorio porque además de lastimar la piel, usted puede tener insolación.

5. Tenga paciencia

Las quemaduras no van a mejorar de un día para otro, por eso, hay que ser paciente en este momento. Todo va a depender del tipo de quemadura, pudiendo llevar de 3 a 4 días o hasta 2 semanas. Mientras tanto, la regla es esperar que la piel se recupere del enrojecimiento para exponerse en el sol de nuevo – y esta vez sin olvidar el protector.