Archivo de la etiqueta: recipen nacido

Cómo cuidar a un bebé prematuro en la casa

cuidar_bebeprematuroSe considera un parto prematuro a cualquiera que ocurra antes de la semana número 37 de la gestación (lo normal son de 40 a 41 semanas). Cualquier bebé que nazca antes de dicha semana necesitará cuidados especiales al momento de nacer y también al momento de irse a casa.

Cualquiera sea el motivo por la que el parto se haya adelantado, los padres deben tener en cuenta que si el bebé está dado de alta, de ahí en adelante necesita los mismo cuidados que un bebé en condiciones normales y tal vez un poco más. Estos son los cuidados que deben tenerse con un bebé prematuro en la casa.

Además de los cuidados tradicionales, como mantener una temperatura estable del ambiente, con una buena ventilación, vigilar la respiración por posibles apneas. Es posible que los padres se deban preocupar especialmente de lo siguiente:

Higiene

Lavarse bien las manos antes de manipular cualquier objeto que pertenezca al bebé y al tomar al bebé en brazos. Al mismo tiempo, no acercar al bebé objetos que no estén debidamente desinfectados, o que hayan manipulado otros niños, porque le pueden contagiar con algún virus para el que su cuerpo no está preparado.

Espacios libres de humo

Se deberá mantener una ventilación adecuada en espacios muy cerrados, y definitivamente no fumar en el mismo espacio donde está el bebé. Al mismo tiempo, también es recomendable evitar espacios cerrados donde haya aglomeraciones de personas, como supermercados, transporte públicos. Tampoco es conveniente llevarlo a la sala cuna demasiado pronto.

Alimentación

Un bebé prematuro puede necesitar tomar leche en menor cantidad, pero de manera más frecuente. Esto debido a que la musculatura para realizar la succión todavía no está totalmente formada y puede generar un esfuerzo excesivo para él y también porque su estómago aún es muy pequeño.

ALGUNAS CAUSAS DEL PARTO PREMATURO
El concepto de parto prematuro hace referencia a aquel nacimiento que ocurre con anterioridad a la semana 37 de embarazo. Por lo general, las consecuencias y complicaciones de un parto prematuro son menores cuánto más desarrollado está el neonato, es decir, un parto prematuro de 36 semanas conlleva menos peligro para el bebé, que uno que ocurra a las 34 semanas.
Existe una estimación de que alrededor del 5-10% de los alumbramientos ocurren de forma prematura. Si bien es cierto que en algunos casos se puede sospechar cuál es la causa que provoca este fenómeno, en la mayoría de ocasiones su origen exacto es bastante confuso. De este manera, algunas de las causas más habituales son:
Sobredistensión uterina: pérdida del tono muscular del útero que impide que este órgano recupere su tamaño natural.
Infección o inflamación uterina: ciertos componentes bacterianos pueden dañar las membranas fetales provocando su ruptura y desencadenando el parto prematuro.
Hemorragia decidual: es un tipo de sangrado vaginal que puede ocurrir durante el embarazo.